se unían para ayudarse entre sí

Futuros Inciertos II

Ecove era una extensa región tropical montañosa, rica en recursos naturales, con una vegetación densa y habitada tanto por seres humanos de todas las razas, como animales que por poco caen en vía de extinción. Durante muchos años había estado protegida, bajo una atmosfera especial impenetrable por los robots, lo que la convertía en la región más segura del planeta tierra.  

  • ¿Cómo amaneces Vanex?

  • Zian ¡Anoche tuve otro extraño sueño! Vi de nuevo a Jake, yo siento que está vivo.

  • ¿Cuándo vas a asimilar la muerte de tu esposo? No puedes seguir viviendo en el pasado y atrapada en una ilusión. Tú sabes que no tenemos mucho tiempo, debemos seguir con las investigaciones. Los robots siguen buscando alternativas para atravesar la atmósfera de Ecove. 

  • Sí, tienes razón Zian. No sé qué me pasa, la integridad de nuestra región está en juego.

La energía eléctrica, el internet o los medios de comunicación avanzados eran algo del pasado. Esto se debía al basto poderío tecnológico acaparado por los robots. Por ende, los seres humanos no tuvieron más opción, que buscar fuentes alternas, para así no poder ser espiados ni rastreados. Hogares auto sostenibles potenciados por energías renovables, adornaban y complementaban los paisajes.

Después de cientos de años, era la primera vez que todas las razas humanas provenientes de todo origen y religión, se unían para ayudarse entre sí y crear un plan de acción que los ayudaría a enfrentar y aniquilar a aquellas maquinas endemoniadas que los desterraron de sus tierras. Todos los habitantes compartían el dolor de haber perdido sus seres queridos.

Paralelamente, los robots impulsados por baterías eternas de litio seguían trabajando veinte cuatro horas sin descanso. Las ciudades de Brenex, comandadas por el androide Xirox se expandían muy rápido, la tecnología y sus poderosas maquinarias, hacían que cualquier tarea se realizará en un tiempo récord. Querían gobernar el planeta, sin embargo, sabían que primero tenían que buscar la manera de destruir al ser humano.

  • Es inútil mi señor Xirax, los humanos están resguardados muy bien, hasta el momento ninguna de nuestras bombas ha podido atravesar la atmósfera en donde se encuentran.
  • No importa, los estudios tienen que seguir. Por ahora, podemos destruir o esclavizar a los pocos habitantes que todavía se resguardan en la región de Frozner.
  • Mi señor, es inútil, el mismo frio y las heladas tormentas se encargarán de ellos. 
  • ¡No importa! No quiero ni la más mínima presencia humana en este planeta. ¡Entiende!
  • Sí mi señor.

Los pocos habitantes de Frozner, sabían que sus días estaban contados. La comida era muy escasa, solo subsistían con carne de animales congelados, que lograban detectar con aparatos tecnológicos que pudieron desarrollar en muy poco tiempo. Capsulas equipadas con las comodidades necesarias, hacían de estas su único posible refugio. Frozner, no contaba con ciudades o pueblos pequeños, el clima no permitía tal desarrollo, por lo tanto, pequeñas aldeas constantemente enterradas por la nieve, apenas se podían divisar en el escenario.  

  • ¡Jake, despierta! ¿Nos escuchas?

Producción: Eugenio Zorrilla.

WWW.JOYFUN.BLOG

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s