Una vez se acabó la eterna misa,

Un entierro por lo civil

Por: Maria Ardila

Bogota, Colombia  

Mientras el cura se regaba en cariños para la difunta madre de su amiga, Cayetana no dejaba de pensar en lo mucho que detestaba los funerales y lo aburridos que le parecían. – ¿A quién se le ocurrieron? –dijo- en voz baja.

No se dio cuenta de que todos se habían puesto de pie, y, aún, enajenada a su propia mente, empezó un profundo monólogo interno. –Bien apegada estoy a la vida, aunque no tenga ni la más remota idea de a qué vine a ella. Cayetana, últimamente atravesaba un trance emocional. Lloraba sin motivo alguno, y nada parecía en su vida fluir. Sentía una profunda apatía y estaba segura de que no estaba deprimida, porque jamás se le cruzó por la cabeza darle fin a su existencia.

Una vez se acabó la eterna misa, llegó a su casa y sintió un inmoderado impulso de escribir: “Dicen que los números álgidos en la vida de alguien, las mentadas crisis existenciales, son a los 25, los 30, los 40, y los 50, estas últimas, sobre todo en los hombres, que es cuando, dicen, les da por dárselas de picaflores y saborear los néctares de agraciadas flores veinteañeras. Pero sigo estando segura que no, no atravieso una de esas. En mi caso, mis 38 años de vida han sido miles de días de subidas y estrepitosas bajadas, que he sabido llevar con garbo y honor.

Esta crisis llamada vida, no es necesariamente algo negativo, para mí, ha sido algo divertido y, sobre todo, enriquecedor. Me ha permitido conocerme milimétricamente, como conoce el vendedor ambulante su semáforo, cuánto demora en cambiar. Cuánto es el tiempo que necesita para repartir el libro, o el chocolate y ponerlo cuidadosamente en el espejo lateral o el parabrisas y luego, para acopiar el dinero o la “merca” que fue ignorada, antes de que continúe, rauda, la masa vehicular.

Porque la vida es eso. Intensas emociones diarias creadas por una mente que nunca frena y para no colapsar tenemos que conocernos, aceptarnos, querernos y descifrarnos, tan fabulosamente bien, como para saber cuándo recoger ese libro de “Drama Queen” del parabrisas. No se trata de anularnos, ni de dejar de sentir, se trata de dejar fluir, pero siempre, reconociendo cuándo estamos dejando salir el “Neymar Jr., en el campo de juego” que todos llevamos dentro.

Hay gente que se pasa la vida lamentándose y auto castigándose sin darse la oportunidad de soltar, de botar, de DECIDIR qué y quién le suma, porque lo que podemos controlar, es una potestad y es nuestro deber ejercerla. Lo que no, simplemente no debería trasnocharnos porque es una pelea perdida.

Soy firme creyente en que cada humano sobre la tierra tiene sus días escritos, y que cada uno de ellos debe ser vivido con menos racionalidad y con más ímpetu, con menos rigidez y con más gozo, con menos protocolo y más soltura, con menos cimientos y más maracas, con más música. ¡Si!  con más música y menos dogmas, menos verdades absolutas ni religiones impositivas

El día que muera quiero una PARRANDA que empiece con un trio de boleros, que entone los Guaduales, Zamba de mi esperanza, Negrita, y, poco a poco, se vaya calentando con un La Piragua, hasta totear con un Vallenato o una Cumbia, por supuesto, interpretada por una papayera adecuada para caber, en la notaría que oficiará mi entierro por lo civil.”

Por: Maria Ardila

Bogota, Colombia                        

Journalist , Eng-Spanish, Spanish- Eng, Translator

Graduated in Social Communication and Journalism with over 10 years of experience in leading groups of people. Expert in customer service, teaching, sales and marketing. Im very good with languages, (Native spanish) Professional English and Intermediate brazilian portuguese.

Produced by: Eugenio Zorrilla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s