Mi señor Xerox, no hay rastro de vida en este lugar.

Futuros Inciertos: Parte III

Por: Andrius La Rotta Esquivel

Bogota, Colombia 

Era un hecho, los robots habían logrado encontrar la forma de atravesar la atmósfera de Ecove. Sus armamentos de última generación y sus rápidos avances, ayudaron a descifrar como traspasar lo que parecía una coraza impenetrable.

  • “Es nuestro fin” -pensó Vanex-.  Estamos enjaulados en Ecove y ahora, estamos destinados a sufrir las consecuencias.

  • Lo sé, somos víctimas de nuestro propio invento – respondió Zian-. Nosotros mismos, somos los culpables de haber creado esas máquinas infernales, las cuales solo han traído desgracia a la humanidad.

Xerox, sabía que, por fin, estaban a punto de adueñarse del planeta entero, poco a poco, sus planes eran casi una realidad.

Una vez que el portal fue creado en la atmósfera de Ecove, las tropas de robots estaban listas para invadir la región. Todos los robots de Brenex habían desalojado su lugar de origen, para finalmente disfrutar de tan anhelado momento. Tan solo unos pocos humanos esclavos enjaulados, que habían sobrevivido ante tan abismal clima y a humillantes condiciones, residían en las infértiles tierras de la región.

Miles de robots armados con sofisticadas tecnologías y aeronaves, entraban desesperados en busca de la mínima presencia humana. El sonido del viento se hacía más fuerte, los árboles, la vegetación y los animales, se estremecían como pronosticando que los días de Ecove estaban contados.

Una vez que todos los robots lograron esparcirse por todo Ecove, no podían creer lo que estaba pasando. Xerox, estaba totalmente anonadado, por primera vez, seres tan inteligentes que ya habían derrotado a los humanos en una primera instancia, se sentían confundidos y desorientados.

  • Mi señor Xerox, no hay rastro de vida en este lugar. He recibido información por parte de los comandos, ubicados en diferentes puntos y nos dicen que no hay rastro humano.
  • ¿Queee? ¿Cómo es posible? No existe otro lugar en donde puedan esconderse. Fuimos muy precavidos y precisos al abrir ese portal para así atacarlos por sorpresa.

De repente, Ecove, sintió aquella fuerza externa y la misma región se sintió en peligro. El cielo se nubló, la marea creció, el viento empezó a sentirse muy fuerte. Los humanos, habían realizado su jugada maestra y está era la forma de desquitarse por todo el sufrimiento causado por los robots.

La atmósfera de Ecove, era aquel perfecto señuelo para atrapar a los robots, encapsularlos y finalmente llevarlos a su exterminio.

  • ¡Jake, siempre supe que estabas vivo! -Exclamo Vanex-. Durante todo este tiempo, estabas presente en mis sueños y nunca había perdido la ilusión de reencontrarnos de nuevo en este camino.

  • Que alegría verlos, todos estos años de sufrimiento, han sido catastróficos. – Respondió Jake con un tono esperanzador-.  Sentí que estaba muerto, que había dejado este mundo terrenal y que toda esta lucha había sido en vano.

  • Hemos vivido una de las batallas más grandes a las que la humanidad se ha enfrentado, muchas vidas han sido sacrificadas. -Dijo Zian-. Sin embargo, nuestra fe y trabajo en equipo, por fin, parece que nos darán aquel anhelado rumbo que perdimos hace mucho tiempo.

Los humanos habían logrado escapar de Ecove para refugiarse en Frozner. Sabían que era un acto arriesgado, pero era la única manera de lograr acabar con los robots.

El cielo se empezó a nublar, rayos, relámpagos, huracanes, maremotos, pronto se esparcieron alrededor de toda la región de Ecove, e incluso terremotos sacudían la tierra. Los robots nunca habían sentido una fuerza tan poderosa. El portal que habían abierto se cerraba ante su impotencia. No había escapatoria, estaban encerrados en Ecove y todo se tornaba como un Apocalipsis destinado a llevarlos a su completa destrucción.

  • Vanex, tenemos que activar la segunda fase del plan.

  • Perfecto Zian, le avisaré a los demás.

Por: Andrius La Rotta Esquivel

Bogota, Colombia 

Escritor y artista visual de Bogotá, Colombia, que se ha destacado por su creatividad y excelente trabajo a nivel internacional. Aunque estudió Ingeniería de petróleos, desde sus primeros años siempre tuvo curiosidad por las artes, explorando el dibujo, la pintura y más tarde la escritura, la fotografía y el arte digital.

Instagram: @andriuslarotta

An Artist with a keen eye and an exquisite imagination.

Andrius La Rotta Esquivel

Producción: Eugenio Zorrilla.

One Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s